LA COALICIÓN YA NO VA, LUMINISCENCIA

Luminiscencia ADRIAN VALENCIA

LUMINISCENCIA

Opinión 12/09/2022

La coalición ya no va

LA COALICIÓN YA NO VA, LUMINISCENCIA
LA COALICIÓN

La fractura de la coalición “Va por México” es un hecho. Matizar el tema con el mote de “suspensión temporal” es intento por aminorar el impacto mediático y político.

Sin embargo, la decisión está tomada y el grupo de priístas que profesa lealtad ciega a Alito Moreno, en lugar de a sus representados, le dio los votos al presidente para sacar adelante los cambios legislativos necesarios para incorporar la Guardia Nacional a la SEDENA y consumó con ello la militarización de ese cuerpo que pretendía ser civil en un inicio.

La persecución del líder nacional del PRI surtió efecto. En la antesala de la elección del Edomex y de cara al proceso electoral del veinticuatro, el régimen evidenció lo endeble de la alianza. Los partió como a una rama seca.

El tricolor (o lo que queda de este) confirmó que está dispuesto a jugar en el bando que sea para garantizar su supervivencia y la de sus políticos. Alito compró impunidad a cambio de que el Revolucionario Institucional sirva de satélite a Morena en el Congreso, cuando así se dicte en Palacio Nacional.

Y tras este cambio de banda, vale la pena preguntarnos, ¿hay futuro alguno para alianza?, ¿hay forma de rearticular el bloque y de encontrarle cauce a las coincidencias legislativas, políticas o electorales?, mi opinión es que no.

Intentar reconstruir la misma sería un esfuerzo inútil a la vista de la opinión pública y de un electorado que fue testigo de la forma en que Alejandro Moreno se “dobló” ante la persecución del gobierno y terminó por entregarse al régimen.

El PAN parece no entender el mensaje ni los resultados del veintiuno y veintidós. Parece no creerse capaz de ganar una elección sin darle oxigeno innecesario al PRI y al PRD.

Pero además, resulta increíble que a estas alturas y desde esa organización política (que es la más fuerte de la coalición) no se haya lanzado ya una convocatoria nacional, abierta y plural, a todos los sectores que no comulgan con la llamada Cuarta Transformación.

Me refiero a la clase media, los micro y pequeños empresarios, a la gente dedicada a la agroindustria, a los académicos y a muchos otros.

Es cierto que existen cuadros muy capaces y competitivos entre sus filas, pero también lo es que el partido no ha logrado construir una narrativa que convenza hacia fuera de ser el proyecto opositor por excelencia.

Una narrativa que coloque al PAN como la contraparte del obradorismo, como un partido con una agenda clara de gobierno y con mecanismos claros y sólidos de diálogo, elección de candidaturas y participación ciudadana.

Por lo pronto, en el terreno electoral más próximo, que es el Estado de México, es prácticamente un hecho que las dos principales fuerzas irán por separado.

El PAN con Enrique Vargas, ex Alcalde de Huixquilucan y el PRI con la Diputada Ana Lilia Herrera o con la Secretaria de Desarrollo Social, Alejandra del Moral. Sin embargo, los pronósticos no son muy alentadores en estas condiciones.

Aunque el PAN intente recomponer la coalición con el PRI, como se filtró durante la construcción de este texto, el daño está hecho. La alianza no perdió un gran aliado en términos electorales, pues es pobre la ganancia en votos que ha aportado al proyecto el tricolor.

La alianza perdió en términos de imagen, fuerza y unidad. Como un bloque de real contrapeso. Como un todo capaz de vencer a Morena.

Perdió al saberse dividida en el terreno legislativo y al confirmar que, como muchos lo anticipamos desde hace tiempo, hay más diferencias, que coincidencias, en las plataformas políticas y de gobierno de los partidos integrantes.

El daño está hecho. Ya no hay mucho que hacer.

https://twitter.com/AdrinValenciaL2