26.9 C
Mexico City
martes, abril 16, 2024
spot_img

EL PRIMOR, EL ENCUENTRO

EL PRIMOR, EL ENCUENTRO … PLUMA LIBRE

NAKACHI

La opinión de Rolando Nakachi

El PRIMOR, el encuentro

EL PRIMOR, EL ENCUENTRO, PLUMA LIBRE
MORENA Y EL PRI

Nos hallamos sumergidos en plena parafernalia propia del mes patrio. Es uno de los reflejos del mito nacionalista que permitió al PRI legitimarse y ostentar el poder por más de setenta años durante el siglo XX.

Cito al libertador Iturbide quien dijo la siguiente frase en la algarabía de la consumación de Independencia en 1821: “Mexicanos: Ya saben el modo de ser libres. A ustedes les toca el de ser felices.” Vale la pena cuestionarse qué hemos hecho de este país doscientos un años después.

A cuatro años de gestión, el “transformador” ha destruido prácticamente todo el entramado institucional que sostuvo a este país en las últimas décadas. Desde su púlpito palaciego, el “austero” se deleita todos los días en atizar la polarización hasta tatuarles el alma de odio a sus feligreses.

No tiene otro camino,  pues de retomar el camino de líder de Estado y se atreviera a conciliar, se le caería el teatro.  Aparecería en su mañanera en el salón Tesorería de Palacio como el despistado actor que olvidó su guion hasta quedarse mudo después de hacer el ridículo.

Despojado de toda máscara democrática y para cerrar la pinza del proyecto castrochavista adscrito al otrora Foro de Sao Paulo hoy Grupo Puebla, hasta hace poco le quedaban dos pendientes; militarizar la seguridad pública del país, y la joya de la corona: tomar de una vez por todas al INE para poder deleitarse contando él los votos.

Así el “demócrata” que apapacha, arropa y hasta se atrevió a placear en la fiesta nacional de Independencia al dictador cubano Díaz Canel y guarda silencio ante la terrible dictadura nicaragüense de Ortega.

Lo que vemos en estos días es un escenario de terror. Si bien ya lo habían cedido de facto, con la complicidad del PRI, está a un paso de quedar sellada la militarización del país (estamos en espera de lo que diga el Senado de la República).

A punta de audios, domaron a su presidente nacional, lo cual deja más claro que el agua que sí tiene un pasado que lo persigue y del que tiene mucho que avergonzarse. Su actitud lo desnuda de cuerpo entero: Por salvar el pellejo, es capaz de traicionar a sus aliados políticos hasta terminar bailando al son que dicte el demagogo.

Apenas en abril pasado, después de concluir la farsa de revocación de mandato, el primero que vislumbró el flanco de  debilidad del Licenciado, fue el propio Alejandro Moreno. Como zorro astuto, convocó a una alianza opositora junto con PAN y PRD para promover una pausa legislativa.

Al puro estilo de las mafias sicilianas, el Licenciado, lanzó todo el poder del Estado contra Alito hasta silenciarlo y que éste diera una vuelta de tuerca en su actitud opositora. Ahora junto con sus cómplices legisladores priistas, nos muestran sus dotes de contorsionistas. “Los integrantes de las Fuerzas Armadas arriesgan su vida diariamente para defender a México, basta de discursos que buscan criminalizarlos. Reafirmamos nuestro respaldo a su labor patriótica”, publicó el PRI desde su cuenta de Twitter el pasado 14 de septiembre.

No podemos ser ingenuos, es evidente la mano siniestra que tras bambalinas hizo cambiar de parecer a la bancada priista que entre más le rasquen apesta a corrupción. La jugada política desde Palacio fue magistral: Pegarle al PRI para dividir la alianza opositora hacia 2024 y de paso, obligarlo a hacer alianza con MORENA para legislar a su favor. ¿No huele esto a dictadura?

Por si fuera poco el drama, en las últimas semanas se han rebasado fronteras que revelan la obsesión por “transformar” México bajo el paradigma castrochavista. La degradación educativa desde su nuevo programa educativo y ni qué decir del nombramiento de su nueva titular, Leticia Ramírez que es incapaz de explicar siquiera de qué trata el nuevo modelo educativo.

Quedó pendiente la solución a eliminar la prisión preventiva oficiosa, medida jurídica que ha sido la causa de que miles de mexicanos pasen  privados de su libertad en reclusión a la espera de un juicio, sin sentencia y en condiciones de riesgo a su integridad personal y a su vida.

Pero qué tal la sensible medida al llamado “Jefe de Jefes”, Miguel Ángel Félix Gallardo, que con el beneplácito del “humanista” Licenciado, obtuvo el beneficio de la prisión domiciliaria, por lo que cumplirá su condena desde su hogar.

El señor se ve muy mal… ya cumplió con estar algún tiempo en la cárcel y sí ya tiene derecho a salir, no me opongo”, dijo el señor que cobra como presidente de la república.

Lo anterior ofende cuando López Obrador se ha hecho de oídos sordos en la atención y suministro de medicinas oncológicas pediátricas a los niños con cáncer. Lleno del histrionismo propio de los caudillos mesiánicos, empeñó su palabra: “Dejo de llamarme Andrés Manuel”.

Le recuerdo al sin nombre: ¡Los niños con cáncer siguen muriendo abandonados a su suerte!

Si nos asomamos a los medios de comunicación, todos los días vemos actos de terrorismo y un país incendiándose bajo el silencio de complicidad de nuestras autoridades. El fuego cruzado en Orizaba del pasado doce de septiembre es una evidencia más.

Es escalofriante la respuesta del primer mandatario de este país: “No fue un asunto grave, fue un asunto de propaganda en redes, hasta hubo transmisión en vivo donde nuestros adversarios se dan gusto”.

Si juntamos estos hechos y abrimos el acordeón vemos un escenario tétrico. Hay que decirlo como es: A López Obrador no le interesa la gobernabilidad de este país y menos su crecimiento económico.

Lo suyo hasta la obsesión es, una vez que accedió al poder, conservarlo; pésele a quien le pese. Para consumarlo tiene tras de sí toda una maquinaria propagandística y el erario a su alcance para a billetazos manipular la realidad. Emulando a Hugo Chávez, hace poco dijo que son fascistas los que se oponen a que el ejército salga a las calles.

El fascista acusando de fascistas. El cinismo a su máxima expresión.

Si la estrategia de seguridad se resume a la frase  de “abrazos, no balazos”, ¿por qué militarizar la seguridad pública, violando flagrantemente la Constitución? ¿No que íbamos bien y el pueblo estaba feliz? ¿No que desde el día uno del gobierno de López Obrador los criminales cambiarían sus armas por tractores?

Además, la orden de los superiores hacia el Ejército es no combatir al crimen. En cambio, sobran evidencias en redes sociales que demuestran cómo los soldados son burlados, ultrajados y humillados. ¿Qué decir de los presupuestos de las corporaciones policiacas en los estados y municipios que han sido totalmente derruidos?

No podemos ser ingenuos, el paso inconstitucional que se dio para dejar bajo el mando militar la Guardia Nacional no tiene el propósito de salvaguardar la seguridad de los ciudadanos. Su intención escondida huele más a objetivos políticos que de seguridad pública; en otras palabras:

Es una trampa macabra tal y como lo han ejecutado en sus respectivos países los miembros del Grupo Puebla.

Intentemos crear escenarios extremos, pero posibles. En este gobierno populista indecente  todo puede ser posible.

1.-Si en julio de 2024, el oficialismo pierde la elección, el que nunca ha aceptado una derrota electoral, supongamos que desconoce la elección; tiene tras de sí a su Guardia Nacional para callar opositores. Ya lo dijo el secretario de la Defensa: “Quienes integramos las instituciones tenemos el compromiso de velar por la unión nacional y debemos discernir de aquellos que, con comentarios tendenciosos generados por sus intereses y ambiciones personales…

A ese terreno dinamitado nos llevó el PRI junto con el presidente. Espero que jamás lo olvidemos.

2.- Si les queda el recurso jurídico de la prisión preventiva oficiosa, la respuesta es simple: En un escenario postelectoral, encarcela a esos que con comentarios tendenciosos generados por sus ambiciones personales disienten del gobierno.

Así como lo ejecuta el dictador y sátrapa, Daniel Ortega donde ya escaló al último símbolo social que es la Iglesia Católica. Qué conste que se ha venido advirtiendo.

3.- Supongamos que el ambiente nacional está crispado por la elección federal. MORENA tiene que dejar el poder. Conociendo al señor de los decretos, éste desconoce (bajo el argumento de seguridad nacional) a las instituciones electorales y convoca a nuevas elecciones. Donde además, para salvaguardar la seguridad de todos, la Guardia Nacional velará en todo momento el proceso electoral.

Si tienen las armas, qué necesidad de contar con urnas. ¿En verdad creen que de perder la elección de 2024 se irán de Palacio por las buenas?

Así ha sido la fórmula funesta de cómo se han enquistado en el poder los dictadores en América Latina que promueven el llamado socialismo de siglo XXI. Todo bajo la justificación de la legitimidad en el pueblo y la democracia pero también,  con la complicidad de una población cobarde, mezquina que se dejó comprar por migajas (becas, programas clientelares), que no quiere participar en los acontecimientos sociales y menos quiere informarse de lo que se trama en el país.

El modelo educativo lopezobradorista eso pretende. ¿No le parece que todo tiene sentido?

México va en caída libre. Se debate entre  el proyecto socialista estatista que encabeza el Licenciado que pretende enquistarse en el poder sin límite de tiempo,  y por otro lado; los que sí creemos en el Estado de Derecho, las instituciones y las libertad en todos los sentidos.

Es aterrador cómo en cuatro años todo se ha ido reduciendo. Ya nos dejaron claro que la Constitución (la ley) no los detendrá; menos la opinión internacional, están decididos a todo. “El poder no corrompe, el poder desenmascara”, dijo en alguna ocasión el cantautor panameño, Rubén Blades.

En este México que agoniza, vale la pena recordar a la filósofa rusa, Ayn Rand quien llegó a decir la siguiente frase: “No hay diferencia entre comunismo y socialismo, excepto en la manera de conseguir el mismo objetivo final: el comunismo propone esclavizar al hombre mediante la fuerza, el socialismo mediante el voto.

Es la misma diferencia que existe entre asesinato y suicidio.” Como dice mi amigo @chucho_cuerero en Twitter, “nos debería de sonar.”

A doscientos y un años de que Iturbide emocionado exclamó que nos había trazado el camino de la libertad, y que tocaba a nosotros el construir nuestra felicidad, siento decir que el único que vive feliz. Muy feliz en su Palacio es el Licenciado y sus cercanos.

El priista de cepa no podía dejar de abrir la puerta para invitar al banquete a sus correligionarios priistas donde yacen felices  Alejandro Moreno, Ildefonso Guajardo y secuaces… Después del desencuentro, la corrupción por fin los volvió a unir.

https://twitter.com/Nakachi_Mx

Articulos relacionados

Conectate

228FansMe gusta
1,435SeguidoresSeguir
44SuscriptoresSuscribirte
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Latest Articles