31.8 C
Mexico City
viernes, mayo 24, 2024
spot_img

CRÓNICA DE UN PAÍS A SER INCENDIADO

CRÓNICA DE UN PAÍS A SER INCENDIADO,

NAKACHI

DIMITTIS

La opinión del Abogado Rolando Nakachi

13/07/2023

Crónica de un país a ser incendiado

Entro de lleno con una pregunta que seguro hoy muchos mexicanos y extranjeros nos formulamos: ¿Piensa usted que en caso de perder Morena en 2024 la elección presidencial, López Obrador va a ceder la banda presidencial de modo pacífico a un candidato opositor?

Como no se le había visto en su gestión en casi cinco años, el presidente de México está descolocado y cada vez más encolerizado. El fenómeno Xóchitl Gálvez lo tiene fuera de sí. Le ha arrebatado la narrativa y la agenda pública.

CRÓNICA DE UN PAÍS A SER INCENDIADO
Xóchitl Gálvez y Andrés Manuel López Obrador

A diferencia de Claudia Sheinbaum, que es un espejismo de la propaganda oficial, la senadora Gálvez es el reflejo de una carrera de esfuerzo personal precisa y concisa, tangible. No romantiza la pobreza sino reconoce que viene de allí, y la superó −no con becas del Estado− con trabajo y esfuerzo.

Cito sus palabras: “A mí ningún cabrón me puso en ningún lado.” En cambio, de Sheinbaum sí sabemos quién cabrón la eligió.

CRÓNICA DE UN PAÍS A SER INCENDIADO
López Obrador y Claudia Sheinbaum

Esa nimia pero profunda diferencia, es lo que tiene tan paranoico al presidente de México, que con la autoridad propia de un mesías que lo sabe todo con su ojo omnipotente, se ha dedicado no solo a promover la campaña de la exjefa de gobierno de CDMX, sino también a la senadora Gálvez.

Sugiero que no lo interrumpamos y que dejemos que el ‘salvador’ de la patria siga repartiendo bendiciones a la hidalguense de origen otomí.

Clara muestra de la obra del eterno opositor que aun siendo presidente constitucional no quiso ejercer pues prefirió el modo grillo, en este momento en México mucho está fuera de lugar.

La prioridad son los asuntos electorales. De los asuntos de Estado ni qué decir y hacer. Al final quien paga los platos rotos es como repite como loro, López Obrador: “Primero los pobres.”

CRÓNICA DE UN PAÍS A SER INCENDIADO

Un estadista estaría trabajando en pacificar el país hasta garantizar la seguridad pública pero no existe.

Para ahondar más la tragedia mexicana que a diario vivimos en este gobierno de escándalo, lo que nos enseña que no por contar con 30 millones de votos garantiza que la democracia haya elegido a un jefe de Estado. Esto considérelo siempre que se vengan elecciones.

México es un infierno en la tierra donde a diario su presidente atiza el odio y pisa a fondo el acelerador de la polarización. Su estrategia de abrazos es pura demagogia y una diáfana actitud de complicidad.

¿Ese será el plan en realidad de López Obrador? ¿Echarnos a pelear y odiarnos los unos a los otros para en el río revuelto sacar raja política?

CRÓNICA DE UN PAÍS A SER INCENDIADO
Andrés Manuel López Obrador, Hipólito Mora

Hace unas semanas mataron a Hipólito Mora con más de mil balazos con todo y tiro de gracia. En Guerrero no hay presencia del estado y sí un claro control del crimen organizado. Para quien planeó visitar Acapulco en estas vacaciones lo tendrá que considerar dos veces.

En la Central de Abastos de Toluca un grupo criminal calcinó a nueve personas por aquello de no pagar el derecho de piso.

En Nayarit mataron al corresponsal de La Jornada. Tengo unos amigos que la semana pasada los secuestró un grupo de ‘policías municipales’ de Jacona, Michoacán coludidos con un grupo criminal para al final terminarlos extorsionando.

Lejos y huecas se escuchan las promesas de López Obrador cuando en campaña aseguró que, de llegar a la presidencia de México, los criminales trocarían las armas por tractores para ahora sí ponerse a trabajar.

Al final de su sexenio, AMLO tiene otro rival a vencer y es el ‘demonio’ del último año de gestión. El taimado de Peña Nieto, rodeado de capaces, capoteó a ese enemigo con el hoy evidente y descarado Pacto de Impunidad con López Obrador.

CRÓNICA DE UN PAÍS A SER INCENDIADO
AMLO y Peña Nieto

La propaganda ha sido tan exitosa que hoy parece leyenda urbana que algún día gobernó México un tal EPN. Que, dicho sea de paso, el oprobioso pacto incluyó también el gobierno del Estado de México. Unos genios del engaño.

El que adelantó la sucesión presidencial en Morena y presumió que había relevo generacional en su movimiento, ve cómo ninguno de esos suspirantes prende. En cambio, el #XochiltVA es imparable.

Quieren normalizar tanta patraña y violencia hasta que como sociedad sigamos perdiendo la sensibilidad y ya no nos ofenda ninguna masacre o alguna infanta fallecida porque murió prensada en el elevador de un hospital del IMSS como Aitana. Tanta inseguridad, escándalo, carencia, ineptitud, cinismo, impunidad no es casual sino causal.

Siguiendo los pasos de su amigo, el sátrapa de Nicaragua, Daniel Ortega, ayer en su reality matutino el presidente se lanzó contra Xóchitl Gálvez para amedrentarla por supuestas desviaciones durante el gobierno de Fox.

A menos de un año del compromiso en las urnas, el camino hacia la sucesión presidencial se avizora de pronóstico reservado.

CRÓNICA DE UN PAÍS A SER INCENDIADO
Andrés Manuel López Obrador

Y si acaso se celebra la jornada electoral, AMLO no entregaría la banda presidencial a un rival opositor, menos a una mujer. Por una razón simple y contundente: no es un demócrata.

En cambio, con la generosidad que le caracteriza, sí nos ha dejado ver muchos rasgos de autoritarismo propios de quien padece el síndrome de Hubris. Según la ciencia, quien padece de este trastorno, si ve amenazado su condición de poder, se complace en incendiar una nación.

https://twitter.com/Nakachi_Mx

Articulos relacionados

Conectate

228FansMe gusta
1,435SeguidoresSeguir
44SuscriptoresSuscribirte
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Latest Articles