18.9 C
Mexico City
lunes, julio 22, 2024
spot_img

MÉXICO SUI GÉNERIS

MÉXICO SUI GÉNERIS, EN MENOS DE 5 AÑOS ESTA DINAMITADO

NAKACHI

PLUMA LIBRE

La opinión del Abogado Rolando Nakachi

10/04/2023

México sui géneris

    MÉXICO SUI GÉNERISBlas Pascal

“El hombre es capaz de lo más sublime y de lo más nefasto.”

Blas Pascal

Durante el siglo XX, Latinoamérica fue una máquina generadora de dictadores. Pocos países se salvaron de caer en las redes de un tirano.

En el continente americano muchos se dejaron seducir por el canto demagógico de la llamada revolución cubana que pregonó sus ideas a lo largo y ancho hasta mitificarla y satanizar al ‘imperio yanqui’, el  país democrático por excelencia.

Es duro decirlo pero en nuestro país no conocimos la democracia hasta 1997. Y eso cuando el órgano electoral estuvo en manos de la ciudadanía. Cuando las elecciones las organizó el Estado, era obvio que jamás iban a perder.

A la democracia no podemos darla como producto terminado, debemos vigilarla todos los días porque se nos puede desmoronar. Es una construcción humana y cuando mete manos el hombre, todo puede suceder.

MÉXICO SUI GÉNERIS
PNR, Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles

Es preciso recordar que en México los ganadores de la revolución, Obregón y Calles construyeron el Partido Nacional Revolucionario que evolucionó en el sistema de partido único.

Se creó un régimen corporativo con reglas establecidas, donde el que resultara ‘ungido’ era todopoderoso pero solo por seis años. Si acaso, tenía el derecho de nombrar a su sucesor. Así se creó la tradición del ‘tapado’.

Como lo sostiene el maestro Macario Schettino en Cien años de confusión (Taurus, 2007), para consolidar el régimen posrevolucionario, hubo que construir el mito revolucionario y crear un villano a quien echarle la culpa de todos los males del país. Los revolucionarios lo hallaron en la persona del dictador Porfirio Díaz.

Schettino es contundente cuando afirma que el régimen posrevolucionario fue exitoso en términos del tiempo que ejerció el poder en México.

No se puede decir lo mismo en términos económicos, educativos, sociales pues el resultado fue un país estable pero rezagado en muchos frentes. Todo el sistema trabajaba como un gran engranaje preciso y exacto para la estabilidad política y social.

Con la ventaja del tiempo, podemos afirmar que nuestra sumisión y complicidad por omisión hacia el poder la hemos pagado muy caro.

Es donde se comprende el porqué en siglo XX la fijación del Estado por controlar la educación pública, los sindicatos, fomentar el nacionalismo, mitificar la mezcla perversa de la expropiación petrolera cardenista con la pobreza material  y contarnos en la educación básica cuentos de nuestros falsos próceres como Villa y Zapata que según el régimen priista corporativo, fueron ‘cercanos a las causas populares’.

MÉXICO SUI GÉNERIS
AMLO y Vargas Llosa

En septiembre de 1990, la revista Vuelta organizó el Encuentro de Intelectuales donde el Nobel, Vargas Llosa, definió al sistema político mexicano como “la dictadura perfecta”. El sistema de partido hegemónico agonizaba.

Durante décadas el PRI con todo el control del Congreso, subsidiaba y hasta creaba a sus partidos de oposición, celebraba elecciones de ficción.

Luego para darle un toque de realismo, de ese PRI echeverrista nacionalista estatista y populista, ‘nació’ el PRD con priistas de cuna como Cuauhtémoc Cárdenas y Muñoz Ledo.

Hasta que AMLO lo secuestró para después, como buen megalómano sociópata ansioso de poder por el poder, desecharlo. Es el origen más hondo de MORENA.

El fraude electoral de 1988 orquestado desde Gobernación por Manuel Bartlett, la crisis fiscal y política de 1994, despertó a la sociedad civil del letargo. Con la reforma política de 1996 se ciudadanizó al entonces IFE (hoy INE).

En 2000 el partido heredero de la revolución que gobernó a México por más de setenta años en la “dictadura perfecta” cedió el poder de forma pacífica a la oposición.

La transición no fue de la noche a la mañana. Y en ese proceso poco se reconoce el rol que jugó de auténtico estadista el expresidente Ernesto Zedillo. Pero lo bueno  no hace ruido.

De 1997 a 2021 el trabajo del órgano electoral en manos de los ciudadanos ha sido impecable, aunque la propaganda oficial actual insista en desanimarnos y repetir hasta el cansancio que ya ganaron en 2024.

Cualquiera sospecharía que operan un fraude electoral de magnitudes mayores, aunque eso signifique incendiar al país. ¿Les resulta exagerado? Basta con voltear a Bolivia, Perú, Brasil o el mismo proceder de Trump por boicotear la sucesión presidencial.

En abril de 2016, el Nobel peruano de literatura fue condecorado con el Honoris Causa por la Universidad Diego Portales de Chile. En su discurso, más que una conferencia magistral, él lo definió como un testimonio al que tituló: “de la utopía a la libertad”.

Me parece significativo destacar que en su testimonio haya resaltado que pese a la tradición latinoamericana de encunar dictadores en el siglo XX, para 2016 con todo lo que cuesta apostar a la democracia, solo fueran identificables los casos de Cuba y Venezuela.

Una ironía si consideramos que para noviembre de ese año en una votación indirecta, el país símbolo de la democracia, abrió las puertas de la presidencia del país al populista Donald Trump y la ola populista no paró allí.

Qué cambios tan radicales hemos vivido en los últimos seis años que en el letargo ya se enquistó una terrible dictadura como la de Ortega y Rosario Murillo en Nicaragua que ya escaló a atacar al último bastión de resistencia social que es la Iglesia Católica.

En este periodo, además de vivir el azote de la pandemia más atroz en un siglo, México en 2018 le abrió las puertas al regreso del viejo PRI echeverrista, hoy bajo las siglas de MORENA. Al revivir al viejo tiranosaurio ya no está dispuesto a ceder el poder a nadie.

Están decididos a dinamitar la democracia.

MÉXICO SUI GÉNERIS
Dinamitar la democracia

El bodrio del viejo PRI con los morenistas bajo el liderato de López Obrador sin duda se fortaleció con el cada vez más descarado pacto de impunidad entre Peña y AMLO.

Si bien no se necesita ser visionario pero sí realista, estamos dentro de un gobierno ineficaz, corrupto, inmoral  que tendrá un final de escándalo; lo justo es decir que fue elegido legítimamente por más de 30 millones de votantes que hoy muchos incluso, como san Pedro, lo niegan y otro puñado lo adora.

Mucho fue el discurso de engaño pero también muchos los corifeos, propagandistas e incautos que se dejaron seducir por el echeverrista aspirante a tirano de siglo XXI.

Con los ataques desde el poder al INE, estamos viviendo una auténtica resistencia democrática. Tiranía o democracia. No hay de otra sopa. Queda ahí la reflexión:

¿Qué hemos hecho de este país sui géneris en menos de cinco años que a diario se nos hace polvo en muchos frentes? ¿Cómo fue que llegamos a este momento donde seguro si viviera Fidel Castro, ni él mismo se creería este México en manos de una secta bolivariana?

https://twitter.com/Nakachi_Mx

Articulos relacionados

Conectate

228FansMe gusta
1,435SeguidoresSeguir
44SuscriptoresSuscribirte
- Advertisement -spot_img
- Advertisement -spot_img

Latest Articles