La primera referencia a los chiles en nogada se encuentra en un recetario de cocina poblana de 1714, donde se indica la forma de preparar el postre llamado, chiles rellenos en salsa de nuez. La receta establece como ingredientes principales diferentes frutas y no llevaba carne de puerco.

Con la participación de Benito Taibo, escritor, Margarita Carrillo, chef y miembro del Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana, Liz Galicia, chef experta en cocina poblana y Eduardo Zamora, historiador y cronista.