Nota: Edoardo Fusco-Famiano, analista de eToro.

27 de agosto de 2021.

 

  • Continúa la escasez de semiconductores, y presiona precios.

Las bolsas de Europa tenían comportamientos mixtos, al momento de abrir los mercados en Estados Unidos, con buena parte de los índices en positivo, pero con el IBEX35 y el CAC40 en momentos negativos, de acuerdo con datos de la plataforma de inversión multiactivos eToro.

En Estados Unidos, las bolsas abren al alza, con bastante confianza, minutos antes del tan esperado discurso de Jerome Powell, presidente de la FED.

Luego del discurso de Powell, los mercados continúan en alza, en ambos lados del Atlántico. En resumen, el funcionario describió las razones por las cuales se considera que buena parte de la inflación en EE. UU. es temporal y que sería contraproducente reaccionar por ahora con política monetaria.

Sin embargo, también dejó claro que la disminución en la compra de bonos por 120,000 millones de dólares al mes podría comenzar a reducirse este mismo año, si la recuperación del empleo y el crecimiento continúan mejorando. Powell dejó espacio para considerar los riesgos de la variante Delta de la Covid-19, pero también separó como dos políticas diferentes el tapering del inicio de una política de alza de tasas. Para el presidente de la Fed hay factores específicos que desencadenarían cada medida, lo cual da la idea de que una política restrictiva en tasas podría darse mucho después del final del tapering.

En el terreno de las empresas, hoy la firma tecnológica HP aceptó que pudiera no cumplir con todos sus pedidos este año debido a la escasez de semiconductores, que continúa con una agravante adicional: el aumento de precios.

Hoy el escenario es para Jerome Powell: los mercados se ajustan a las palabras complacientes sobre el tapering.

Al final de una semana que sólo esperó el discurso de hoy por parte de Powell, los mercados han proporcionado una idea bastante clara de lo que esperan de Jackson Hole: la idea subyacente es que el presidente de la Fed no tiene ningún interés en generar reacciones desordenadas en los mercados.

Por el contrario, es probable que Jerome Powell esté interesado en preparar con cautela a los inversionistas para un próximo cambio de rumbo en la política monetaria. A la luz de los últimos datos económicos –positivos, pero lejos de ser emocionantes–, y con la incertidumbre de la variante Delta de la Covid-19 pesando sobre las perspectivas para el próximo otoño, la Fed envió el mensaje de querer esperar y ver con respecto la evolución de la situación económica para, en consecuencia, decidir respecto al cambio de política monetaria.

En cuanto a la reacción del mercado, los precios en los últimos días han descontado las expectativas de una Fed «paloma», por lo que, incluso ante un mensaje tranquilizador, no se descarta que podamos ser testigos de un aumento de la volatilidad, típico de lo que sucede cuando el escenario ya ha sido descontado previamente.

Cabe señalar también que ayer el presidente de la Reserva Federal en St. Louis, James Bullard, dijo que el banco central «se está alineando» con un plan que prevé comenzar a reducir el programa mensual para la compra de bonos desde 120,000 millones de dólares y también parecía escéptico sobre una reducción de la inflación en 2022, refutando la posición de Powell, quien siempre ha afirmado ver la inflación como un fenómeno transitorio.

A nivel macroeconómico, los datos del PIB de Estados Unidos mostraron un crecimiento ligeramente más débil que las estimaciones (+6.6% frente a un 6.7% esperado). El crecimiento económico experimentó una aceleración con respecto del primer trimestre, principalmente por el consumo privado, que creció a una tasa anualizada de algo menos del +12%. Cabe destacar que los datos ponen de manifiesto un cuello de botella en el frente de los materiales de construcción, lo que provocó una caída significativa en las inversiones.

En Europa ayer, los datos sobre la confianza del consumidor alemán empeoraron a la luz del mes de septiembre, agobiado por la incertidumbre sobre la evolución de la pandemia en el viejo continente, y por el aumento de la presión inflacionaria sobre los consumidores. Vale la pena mencionar que, recientemente, la tasa de inflación en Alemania se ha elevado a 3.8%.

ENFOQUE TÉCNICO

PETRÓLEO

La reciente prueba del área de 61.5 dólares, cerca de la MM de 200 días, encontró compras en el WTI, que se están consolidando por encima del área clave de volúmenes alrededor de 66 dólares. Los siguientes objetivos al alza son alrededor del área de 70, donde pasa la MM de 50 días, y luego alrededor de 73.5 y 76.5, el más alto desde octubre de 2018.

El área entre 61.5 y 66 sigue siendo el soporte clave a mediano plazo y sólo con la ruptura de la parte inferior de este rango podríamos ver un deterioro significativo de un panorama técnico que, hasta la fecha, parece muy constructivo.

image.png

PFIZER (PFE)

Pfizer, tras la reciente aprobación final de la vacuna para Covid, ha experimentado una expansión decisiva en la volatilidad de la acción, con la formación de nuevos máximos históricos. Posteriormente, la acción ha alcanzado un doble techo y la volatilidad ahora se normaliza, mientras que la acción busca un soporte sobre el que consolidar las ganancias recientes. En el rango de 46-45 dólares hay soporte intermedio, mientras que otro nivel clave a observar es en el área de 43, donde está pasando el 61,8% de Fibonacci. El soporte de la MM de 200 días está muy lejos, en el área de 38 dólares. Por estas razones, sugerimos monitorear en mayor medida los soportes estáticos de la acción, representados por precios, más que los dinámicos, representados por promedios móviles.