El anecdotario de Mime

LOGO MIMETICA

La profundidad de un adiós

MIME

El azul en su majestuosidad contenido en un océano, siempre nos invita a hundirnos en él, tal como me invitó su charla y esa sonrisa a navegar en calma de días soleados y brisa suave.

Con poco tiempo decidí saltar de la embarcación y convertirme en sirena juguetona que podía nadar entre los azules a placer, el verde que transmitía sabiduría y ese azul brillante que era la felicidad en cada cosa compartida, así fue ser sirena en su mar, y nos abrazamos en una ola jurándonos eternidad en esa necia juventud que no conocía el final.

Nos casamos entre azules y la dulce espuma que producía la efervescente unión entre nosotros, oleamos ligeros y sin prisa, con suavidad y ritmo, parecía que no faltaba ni sobraba nada.

Hasta que un día exhausto de olear cesamos y la tonalidad de ese azul tornasol cambió a marino, nada podía ver hacia dentro, era profundo y frío, se sentía casi como un glaciar.

Él quería calma y yo amaba el arrebato de una ola violenta, topábamos en la arena yo golpeando duro contra la arena y el espumeando ya no de amor sino de rabia, habíamos invadido la magia de la individualidad, éramos jóvenes para entender que habitar al otro requiere valentía y despojo de uno mismo para poder otorgar espacio al otro de habitarnos y viceversa.

La noche cubrió esa inmensidad y todo era negro, los azules se habían perdido en lo nocturno, y entre olas me susurraba que tenía planes cambiantes, el agua no es siempre la misma, las corrientes marinas me estaban obligando a salir, no había negociación, era irme o morir arrastrada en una corriente subterránea, de golpe en una violenta ola dijo adiós mientras me aventaba a la orilla.

Desperté seca, sin su azul y con el alma herida, No podía arrastrarme ni nadar, no pude entrar de nuevo a ese mar, solo restaba esperar un poco de fuerza y fe para recuperar mis piernas para sostener el cuerpo vacío.

¡Los días pasaron y las piernas me levantaron más la esencia de sirena seguía buscando nadar… que dura la tierra y que frio el mar!

La profundidad del mar se clavó en lo profundo del corazón, hielo y azul en un adiós violento que me dejó exhausta y sin aliento.

Mime

https://twitter.com/lausin81