¿QUE HEMOS GANADO DE LA CANCELACIÓN DE LA REFORMA ENERGÉTICA?

Luminiscencia ADRIAN VALENCIA

LUMINISCENCIA

¿Qué hemos ganado con la cancelación de la reforma energética?

LA CANCELACIÓN DE LA REFORMA ENERGÉTICA
PRESIDENTE ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR

Cuando López Obrador arribó a la Presidencia de la República, fijó como uno de los principales objetivos de su gobierno desmantelar la reforma energética aprobada en 2013.

Su intención: cancelar las concesiones en materia de exploración y extracción de hidrocarburos, entregadas a empresas privadas (nacionales y extranjeras), para “asegurar” los recursos energéticos, particularmente el petróleo, a las futuras generaciones.

En el fondo, el tema respondía más a su deseo por eliminar cualquier política pública o ley derivada del Pacto por México, que sacaron adelante PAN, PRI y PRD en el sexenio anterior; aún sabiendo que nuestro país no cuenta ni con la capacidad financiera, ni con la tecnología para explorar en aguas profundas, donde se encuentran la mayor cantidad de reservas de petróleo.

La gran apuesta de AMLO, por el contrario, ha sido la refinación de petróleo, sin que este modelo haya generado alguna riqueza para nuestro país en lo que va del sexenio.

De acuerdo con el último reporte de la Secretaria de Energía, Rocío Nahle, la capacidad de refinación ha pasado de treinta y dos a cincuenta por ciento en los últimos tres años.

Sin embargo, el precio de la gasolina se ha mantenido alrededor de los veinte pesos el litro, muy lejos de los diez pesos que López Obrador prometió en campaña.

El supuesto aumento en la capacidad de refinación tampoco ha sido trascendente para Pemex. De hecho, la paraestatal se ha mantenido en números rojos en lo que va de esta administración.

Tan sólo en su último informe, correspondiente al periodo de julio-septiembre, la empresa que dirige el agrónomo Octavio Romero reportó pérdidas por arriba de los 52.3 millones de pesos.

Entonces, ¿qué ha cambiado con el desmantelamiento de la reforma energética?, prácticamente nada. Al contrario, nuestro país ha dejado de recibir inversiones millonarias de empresas que han volteado los ojos hacia otras naciones con potencial petrolero como Brasil.

Lo cierto es que la reforma energética de 2014 fue un gran logro y un paso necesario que tuvo que haberse dado hace por lo menos 15 años.

Sin embargo y aunque AMLO ha sido incapaz de reconocer que Pemex no contaba con la capacidad para detonar el potencial petrolero del país, la reforma se desmanteló desde los primeros días de su gobierno con la cancelación de las licitaciones, bajo un argumento meramente ideológico que apuntaba hacia un modelo que es obsoleto en los países de primer mundo.

En tanto, el objetivo de alcanzar la autosuficiencia energética y la máxima capacidad de refinación para el 2024 sigue costando millones y millones de pesos. Para la construcción de la refinería de Dos Bocas en Tabasco, cuyo costo se ha incrementado por lo menos en cuarenta y seis por ciento desde el inicio del sexenio, se han destinado más de 16 mil millones de dólares.

A ello hay que sumar, por cierto, los 600 millones dólares que costó la refinería Deer Park en Texas.

Como diría la canción, “pero qué necesidad”.

https://twitter.com/AdrinValenciaL2