Gente detrás del dinero en El Independiente

Logo PATO El Independiente

Opinión Abril 06/04/2022

Tren Maya, se perdió el Tsíimin Káak

Hace mucho tiempo, hace tres años, hubo la disposición del gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador para realizar una ceremonia en Palenque, Chiapas, para pedirle permiso a la “Madre Tierra” permiso para orodar su tierra e iniciar la construcción del Tren Maya; en tal circunstancia de inicio de sexenio se quemó copal, danzaron chamanes, las invocaciones a los altos espíritus fueron lo que captaron las imágenes de televisión.

La celebración oficial a principios de Diciembre de 2018 antecedía a un proyecto holístico en que los habitantes de una de las regiones más pobres del país colaborarían de manera fehaciente para obtener un equilibrio entre zona ya invadidas por el crecimiento urbano sobre la Península de Yucatán. Se alinearon los astros, la celebración subió al cielo… y fracasó.

Nos platican que en la pasada reunión del enviado de Joe BidenJohn Kerry para inspeccionar la relación de inversión y cuidado ambiental, uno de los aspectos entre de los aspectos analizados fue la inquietud, hambre y hartazgo, la embajada estadounidense en México marcó muy claramente los requerimientos que nuestros país debe mantener -es decir toda la cadena de proveeduría nuestro país debe cumplir- para vender sus productos allende Bravo- la plática se tensó hasta donde las debidas formas lo pudieron en ese instante.

Y que la fotografía diplomática solo anticipó lo que entre salutaciones y cordialidad suceden en esos encuentros: aspectos detalladamente como los avances del Tren maya en cada uno de sus 5 tramos, en verdad 6 tramos.

  • Un tren atascado

Un tren atascado

La nueva administración del Tren Maya, que dirige el jefe territorial de Morena, Javier May, solo espera que el ejército termine la labor de construcción.

El anunció de López Obrador el pasado fin de semana va en ese mismo sentido: la Secretaría de la Defensa debe defender y culminar la construcción del Tren Maya en el Tramo que le ha sido asignado…  y en el que se les ordene.

No hay un proyecto ejecutivo. No importa. Hay una misión; no meta ambiental; el Tren Maya debe recorrer 1,500 kilómetros pase lo que pase.

Sin embargo, en las prisas por construirlo, el reporte que en diciembre pasado entregaron las fuerzas armadas a Palacio Nacional es que el avance físico no supera el 30% en global, que se habían hecho pagos por anticipado a diversos contratistas que no habían acreditado los trabajos contratados.

Ello llevó a que todos los representantes de los contratistas, desde CARSO de Carlos Slim, Mota Engil a cargo de Joa Parreira; Gami que dirige Manuel Muñózcano, ICA de David Martínez, fueran llevados a principios de este año a la base aérea de Santa Lucía para “pasarles báscula”, es decir revisar los avances de obra y reclamar devoluciones de anticipos sin obra ejecutada.

Pero también hubo complicaciones crecientes en la obtención de derechos de vía dados las bajas sumas de dinero devengadas a los propietarios a pesar de los precios inicialmente ofrecidos por el despacho BYA Barrientos y Asociados de Ernesto Tadeo Barrientos, despacho que FONATUR contrató por 72 millones de pesos para efectuar la liberación de los predios aledaños a las estaciones del tren.

Esas transacciones fraudulentas exacerbaron los ánimos de habitantes de Campeche y Yucatán quienes promovieron amparos contra el proceso constructivo, lo que afectó el trabajo serio y profesional de consultas de comunidades efectuados por ONU-Habitat para llevar a cabo uno de los aspectos estratégicos del Tren Maya: la creación de 22 Comunidades Sustentables que serían el eje de reordenamiento urbano, cinturón de protección ambiental y eje de un modelo de negocios asociativo entre los propietarios de la tierra, fondos de inversion y desarrolladores turísticos y productores agropecurios.

  • Adiós, adiós, Comunidades Sustentables

Adiós, adiós, Comunidades Sustentables

Así es, la administración de Javier May suspendió ya los contratos para emprender las Comunidades Sustentables. Se acabó. ¿La razón? Se explica ideológicamente de que se trabaja de algo demasiado “burgués” y neoliberal pues el modelo fue desarrollado por Steer, Davies, PriceWaterhouse Coopers y Deloitte.

Estas firmas detectaron la vocación de cada localidad con estación, realizaron los estudios de mercado, elaboraron los planes de negocios y diseñaron el vehículo financiero mediante el cual los propietarios de la tierra (ejidos, comunidades) se podrían asociar con fondos de inversión mediante Fideicomisos de Infraestructura y Bienes Raíces (FIBRAS).

En términos prácticos, se canceló para aplicar toda la fuerza del estado para construir las vías del tren y estaciones “austeras” para que a finales de 2023 pueda ser inaugurado oficialmente.

Con ello se perdió un modelo que contenía mecanismos de gobernanza participativa que consideraba una Asamblea de Vecinos para que todos tuvieran voz y voto dentro de las Fibras; un Consejo Directivo Integrado hasta por 21 miembros de los cuales serían representantes de los opropietarios, 5 funcionarios de FONATUR y 6 miembros independientes.

Para su operación contaría con Comité Urbano, uno arquitectónico, el Comité Consultivo por Entidad, Comité de Auditoría, otro de Compensaciones y el de Nominaciones; todo con administrador y FONATUR como supervisor

Este era el verdadero espíritu del Tren Maya: acompañar técnica, social, financiera y científicamente la creación de polos de desarrollo en algunas de las zonas más pobres del país.

Pero eso ya se fue. Habrá un tren, seguramente. Desarrollo, quien sabe.

https://elindependiente.com.mx/2022/04/06/tren-maya-se-perdio-el-tsiimin-kaak/

floresarellanomauricio@gmail.com

@mfloresarellano