MEDICINAS DEJARON DE SURTIR 50 MILLONES DE RECETAS

 

Gente detrás del dinero en El Independiente

Logo PATO El Independiente

Opinión Marzo 14/2022

  • Medicinas: el origen del desabasto
Medicinas: el origen del desabasto
DESABASTO DE MEDICAMENTOS

Durante 3 años, los servicios públicos de salud dejaron de surtir 50 millones de recetas a sus derechohabientes, 25 millones de ellas tan sólo en 2021; en ese mismo período, el número de consultas en el Instituto Mexicano del Seguro Social de Zoé Robledo, el Instituto de Salud y Servicios para los Trabajadores del Estado que lleva Pedro Zenteno, así como para los hospitales de Pemex, de la marina y del ejército.

De Instituto de Salud para el Bienestar, a cargo de Juan Ferrer no hay nada claro.

El más reciente estudio de las organizaciones civiles Cero Desabasto y Nosotrxs por la Democracia revela parte del desastre, pero sólo una fracción.

El Estudio se apoya en solicitudes de información a lo largo de casi año y medio, pero no en todos los casos se han entregado los datos, amen de que el propio INSABI declaró que no tenía manera de cuantificar cuantas recetas había surtido y cuantas consultas (y atenciones de cirugía y hospitalización) atendió desde su creación.

El extinto Seguro Popular contaba con la data precisa, clínica por clínica, médico por médico, de los servicios prestados; su desaparición implicó la exclusión de cuando menos 15 millones de personas -las más pobres- entre 2018 y 2021 conforme al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social.

Apuesta Perdida

Detrás de una situación grave para el sistema público de salud que se traduce en sufrimiento de pacientes y sus familias, deterioro de la calidad de vida, agotamiento del patrimonio familiar por gastarse en compra de medicinas y servicios a los que los derecho habientes tienen derecho, así como a un notorio exceso de mortalidad, está toda una estrategia fallida de “combatir la corrupción de los monopolios” que se sustentó en dos pilares:

1) La destrucción del Seguro Popular para crear al INSABI en la atención en cerca de 20 mil puntos de servicio;

2) Destruir el modelo de subastas en reversa que durante dos décadas instrumentó el IMSS en que participaban empresas consolidadoras, para crear un sistema primero centralizado en la Oficialía Mayor de Secretaría de Hacienda HCP y luego subrogado a la UNOPS, (entidad adscrita) a Naciones Unidas y dirigida por Grete Faremo, para escindir la compra a laboratorios de los sistemas de distribución.

El gobierno de la 4T apostó en ello generar ahorros de cuando menos una tercera parte, lograr desabasto 0.0% y de paso acabar con la opacidad y la corrupción. Sin embargo, nada de ello se logró.

De acuerdo al análisis más reciente del Instituto Farmacéutico México, que dirige Enrique Martínez en lo que va de esta administración cayó 38.3% el número de piezas adquiridas por el sector público, lo cual se estima provocó que hubiese sólo en 2021 un déficit de 44% en la disponibilidad me medicamentos e insumos médicos.

En su documento “Sector Público de Medicamentos, 2017-2021) se muestra que el precio por pieza de cada producto, sin considerar el almacenamiento y su distribución, aumentó 53.4% en tres años lo cual se debe en parte al encarecimiento de insumos médicos a nivel mundial a partir de la Pandemia de Covid19, pero también responde al desorden de las compras y la multiplicidad de eventos de compra que se multiplicaron 2.6 veces en 5 años

Hasta sumar mas de 9,300 eventos; pero lo mas demostrativo de ello es que por primera vez las asignaciones directa -que habitualmente representaban 9% de todas las piezas adquiridas y un 39% del importe debido a que ese procedimiento se reservaba para medicamentos de patente y especialidades- superaron el 54% en cuanto piezas y el 84% en cuanto valor, pues hasta medicamentos genéricos como omeprazol, paracetamol, metformina o ácido acetil salicílico se compraron en asignación directa.

Por otro lado, la Asociación Mexicano de Distribuidores de Medicamentos calculan que el costo de entrega habrá aumentado 33% por la desorganización en la compra y entrega de producto derivada de la carencia de un protocolos estándar de acopio y traslado.

En resumen, ni más medicamentos, ni mas baratos ni mas transparencia. Todo lo contrario, además del costo humano implícito.

La contratación de la UNOPS costó al gobierno mexicano 150 millones de dólares. Pero la entidad que aquí representa Giuseppe Mancinelli no tiene ninguna responsabilidad ante las leyes mexicanas pues el INSABI le concedió total inmunidad diplomática.

Y todo indica que 2022 será otro igualmente caótico. Ya les contaré.

Corona se corona de nuevo

Este fin de semana, la Comisión Federal de Electricidad, de Manuel Bartlett, realizó el procedimiento más opaco que aquí advertimos: hizo una -otra de tantas- asignación directa para la impresión de 287 millones de recibos de cobro de electricidad a Gráficas Corona luego de que rescindiera el contrato de 899 millones de pesos a LSC-CIIME por no alcanzar a colocar las 862 impresoras requeridas para iniciar trabajos el primero de Abril próximo.

Corona, propiedad de Juan Sebastián Estrada y Gabriela Carrillo bajó un poco su precio a cerca de 950 millones de pesos. Tan tan… pero hay quienes ven en esto gato encerrado.

https://elindependiente.com.mx/2022/03/14/medicinas-el-origen-del-desabasto/

@mfloresarellano

floresarellanomauricio@gmail.com