Desde Cabina con Martín Espinosa

LOGO DESDE CABINA MARTIN ESPINOSA

La Opinión de hoy 22/12/2021

Resulta frustrante para la población escuchar que en el discurso oficial la “danza de las cifras” asegura que baja la violencia en el país, pero en la vida cotidiana la realidad nos avasalla como un tsunami de delitos que siguen presentes en diversas comunidades, donde se ha vuelto costumbre convivir con la violencia que a diario enluta hogares y familias enteras.

Para los gobernantes resulta optimista decir que ya existen más de 120 nuevos cuarteles que albergan a la nueva Guardia Nacional, pero, al mismo tiempo, constatar que el número de homicidios dolosos seguramente colocará 2021 como otro de los años más violentos de la actual administración federal. Bajo el gobierno de López Obrador, México ha tenido los tres años más violentos de la historia reciente.

Otro “botón de muestra” es el aumento de los feminicidios, que de enero a octubre crecieron 3.25%, con 922 casos documentados, frente a los 893 registrados en igual lapso, pero de 2020.

A ello se suma lo que muchos expertos en adicciones advierten: hay un cambio de “patrón” en el consumo de drogas entre adolescentes y jóvenes de entre 13 y 29 años de edad; muchos individuos en este rango están abandonando o combinan el uso de alcohol con diversas drogas, lo que constituye, en la actualidad, un verdadero problema de salud pública en México.

Peor aún, la revelación hecha hace unos días por la DEA estadunidense en el sentido de que cuatro empresas chinas ya venden en México precursores de fentanilo a través de internet, productos que podrían ya estar en manos de organizaciones criminales del país, las cuales han sido señaladas por la Administración de Control de Drogas como responsables de la epidemia por sobredosis en la Unión Americana, así como el uso de las redes sociales para ofrecer a los jóvenes píldoras falsas mezcladas con fentanilo.

Destaca el dato de que, tan sólo entre el 29 de septiembre y el 14 de diciembre, las autoridades estadunidenses incautaron más de 680 kilogramos de esta droga y más de 8 millones de pastillas falsas mezcladas con el opioide sintético.

Una cosa va de la mano con la otra; los seis estados del país que concentran cerca de la mitad de los homicidios dolosos que hubo en los 10 primeros meses del año cuentan, por ejemplo, con nuevas instalaciones donde se alojan elementos de la Guardia Nacional. ¿Y de qué ha servido? A saber, la realidad de la delincuencia rebasa ya a las autoridades de Guanajuato, Baja California, Estado de México, Chihuahua, Michoacán y Jalisco, por poner sólo algunos casos.

  • SIN CARTAS CREDENCIALES

Sin cartas credenciales Mara Lezama

Parece que la presidenta municipal de Cancún, Mara Lezama, tiene “más contras que pros” en su búsqueda por la candidatura de Morena al gobierno de Quintana Roo; al menos eso es lo que dicen los empresarios, ciudadanos y turistas que viven o acuden a este centro turístico del caribe mexicano.

Los empresarios señalan que se han visto afectados por el incremento de las extorsiones en el tiempo en que se ha desempeñado —por dos periodos— al frente del municipio de Benito Juárez-Cancún, en el cual, por cierto, han sido privados de la vida, en condiciones extrañas, diversos hombres de negocios, por lo que, nos adelantan, presentarán una denuncia ante la FGR contra quien o quienes resulten responsables.

Por su parte, los habitantes de la llamada “joya del caribe mexicano” —por conducto de organizaciones civiles— han presentado ya denuncias por enriquecimiento ilícito, además de padecer, junto con el turismo, un aumento exponencial de actos delictivos. Y como la “cereza del pastel”, sus propios compañeros de Morena en Quintana Roo la acusan de violar los principios de austeridad, que tanto enarbola el presidente López Obrador, al hacer uso constante de vuelos privados.

Ante la inminente designación del candidato o candidata al gobierno estatal, ¿pesarán estos señalamientos en contra de Mara? Ya veremos.

http://@martinespinosa

https://www.excelsior.com.mx/opinion/martin-espinosa/quien-detiene-la-violencia/1489278