Gente detrás del dinero en El Independiente

MAURICIO FLORES EN El Independiente

Opinión Mayo 18/05/2022

Cubanos, otro clavo contra el sistema de salud

La contratación de 500 “médicos brigadistas” provistos por el gobierno autócrata de Cuba es quizá el más vistoso y evento con que el gobierno federal se esfuerza por colocar en duda lo que resta del sistema público de salud que, paso a paso, ha sido desmontado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador: primero fue la desaparición del Seguro Popular y de las compras consolidadas operadas por el Instituto Mexicano del Seguro Social para aprovisionar todos los servicios gratuitos y a las instituciones públicas; luego la creación del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (INSABI) y la contratación de la Oficina de Proyectos y Servicios de Naciones Unidas (UNOPS), para compra y distribución de insumos médicos; luego la centralización extrema en entidades de gobierno de la atención médica durante la pandemia Covid-19.

Es difícil asegurar que todo se trataba de un bien plan articulado ya fuera para desmontar el “sistema de salud neoliberal y corrupto” y crear un nuevo sistema “popular y universal” para sin distingos para atender a todos los mexicanos como lo expuso el otrora afamado y casi rockstar subsecretario Hugo López-Gatell; en medio de la crisis sanitaria -que habría dejado más de 1.5 millones de fallecidos- vino la dispersión de compras y servicios integrales nuevamente entre el ISSSTE, IMSS, Pemex y Sedena; ahora, con 52 mil médicos especialistas sin empleo, el acuerdo con el dictador Díaz Canel para contratar nuevamente a sus brigadistas y entrar en una confrontación abierta con los colegios y asociaciones médicas así como contra la UNAM, todo indica que el plan es que “no hay plan”, que se trata de una fuga adelantada hacia fin de sexenio con narrativa cada vez más radicalizada con poca sustancia.

Fallo Número Uno

La sustitución del Seguro Popular por el INSABI, y la contratación que este instituto a cargo de Juan Ferrer de la UNOPS para hacer compras consolidadas de medicamentos y material médico, derivó como es sabido en un desabasto de 40% promedio en el abasto.

La desarticulación de las compras consolidadas organizada por el IMSS a través de operadores logísticos impidió la compra oportuna de materias primas en Asia y Europa cuando la pandemia Covid19 disparó la demanda de tales materias primas, derivó que entre 2020 y 2021 el sector público pago 30% más por los mismos productos médicos.

Fallo Número Dos

La desarticulación de la cadena distribución no es algo menor: transportar, almacenar y entregar medicamentos hasta el usuario final es mas complejo que transportar una lechuga, comenta Rubén Hernández, presidente de la Asociación Nacional de Distribuidores de Medicamentos (ANDIS).

Las medicinas y materiales médicos son perecederos y necesitan métodos de transporte, manipulación, control de temperatura y acopio como el que requeriría la carne de pollo… con la diferencia que el pollo, sí llega descompuesto al anaquel, se puede detectar rápidamente y desechar, cosa que no sucede con un oncológico o los tratamientos para la diabetes: no huelen mal, pero si no funcionan o funcionan mal, el paciente no lo percibe, acelerando su enfermedad e incluso acelerar un desenlace fatal.

Ahora, para intentar resolver el problema de suministro del IMSS, el instituto a cargo de Zoé Robledo contrató -como aquí se informó el lunes pasado- a la empresa Avior-Traxion a precios notablemente superiores (hasta 3 veces) a los ofrecidos por una decena de competidores.

Fallo Número 3

El descuido del capital humano es lo que deteriora la gestión de cualquier entidad, público o privada. Los médicos mexicanos nunca han sido especialmente bien pagados en el sector público.

Aquellos que han logrado prosperar son quienes combinan la dura y crítica práctica en el IMSS, en el ISSSTE o en los institutos locales de salud, con la práctica en hospitales privados y/o su propio consultorio; sin embargo, desde hace una docena de años la capacidad de atención de larga estadía en los hospitales públicos debido a la falta de inversión en infraestructura y prácticas abusivas para la subcontratación externa de servicios integrales.

De esto último, un ejemplo claro es el Cartel de los Chupasangre que anualmente obtenían contratos cercanos a los 6 mil millones de pesos para hacer químicas sanguíneas, hemodiálisis o cardiología no invasiva para el ISSSTE… y que aún son contratados por la administración de Pedro Zenteno.

Los médicos del sector publico y privado fueron la primera línea de batalla ante el Covid19, pero en los hospitales públicos trabajaron por meses sin las mínimas condiciones de seguridad durante jornadas extenuantes y desesperanzadoras.

México obtuvo la triste presea de ser el país con el mayor índice de médicos contagiados y fallecidos durante la pandemia, confirma el Organismo Panamericano de la Salud. Los médicos contratados por emergencia incluso reclamaron que no se les pagó puntualmente lo acordado con la Secretaría de Salud.

Pero ahora así llegarán médicos en condición de mano esclava, pactados por el coordinador de análisis estratégico del INSABI, Joaquín Felipe Molina, quien coordinó las brigadas cubanas en Brasil y que fueron acusadas legalmente de promover la trata de personas.

Fintech Mercado Libre, autorizado

MERCADO LIBRE

Y finalmente la Comisión Nacional Bancaria y de Valores otorgó diversas autorizaciones para instituciones financieras de diversa índole. De quienes esperaron por meses destaca la Fintech de Mercado Libre, quien esperó por casi tres años.

Es muy lento ritmo de las autoridades mexicanas para fortalecer el sector Fintech y explorar otras formas de acelerar la inclusión financiera. Y no queda claro si el lento ritmo de aprobación de autorizaciones, permisos y licencias se debe a la convicción de que México ya tiene todas las instituciones financieras que necesita, a la inexperiencia de los funcionarios o a la desconfianza en la tecnología.

Incluso hay quien culpa a la austeridad republicana. Así lo hace ver Eduardo Flores Herrera, ex Vicepresidente de la CNBV y actual socio de la firma Creel, García- Cuellar, Aiza y Enríquez, representante algunos de los bancos más importantes de México, quien escribió: “no hay políticas públicas en contra de las Fintechs.

Los reguladores han sido gravemente afectados por las medidas de austeridad y el número de aplicaciones para nuevas entidades”.

Autoridades lentas pero tardadas.

https://elindependiente.com.mx/2022/05/18/cubanos-otro-clavo-contra-el-sistema-de-salud/

@mfloresarellano

floresarellanomauricio@gmail.com