Ansiosos por Oaxaca

Ahora resulta que los “distinguidos” morenistas nacidos en Oaxaca aseguran tener méritos políticos y administrativos para “lanzarse” por la candidatura al gobierno de la entidad cuando aún falta más de un año para que Alejandro Murat concluya su exitosa gestión al frente del ejecutivo estatal, en el que sus logros y aciertos han contribuido a mejorar la vida de los habitantes de uno de los estados con mayores rezagos sociales, como ha quedado demostrado en el último informe sobre pobreza dado a conocer por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) correspondiente al periodo 2018-2020, en el que Oaxaca mejoró sensiblemente en los principales indicadores económicos.

Desde el impresentable Alberto Esteva, quien en días pasados se “autodestapó” ante un grupo de periodistas como precandidato de Morena a la gubernatura de la entidad aprovechando su “estrecha cercanía” con el Canciller Marcelo Ebrard, pasando por el diputado federal Armando Contreras Castillo; el actual director del ISSSTE, Luis Antonio Ramírez; Adelfo Regino Montes, director del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas y hasta la cantante Susana Harp, con el apadrinamiento de su tío, el empresario Alfredo Harp Helú, la lista de la “caballada morenista” se hace más larga con la inclusión, también hace unos días, del senador Salomón Jara Cruz, cuya candidatura podría ser “frenada” por la DEA estadounidense, que investiga a varios alcaldes de la zona del Istmo por presuntos nexos con el narcotráfico. Resulta que varios municipios de la región sirvieron de “financiadores” del senador morenista. Se sabe que ya intervino hasta la mexicana Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) que encabeza el llamado “Rottweiler” del gobierno lopezoobradorista, Santiago Nieto, lo que de confirmarse pondría en serios aprietos al propio ex líder morenista en Oaxaca.

No hay que olvidar que está pendiente el resultado de una investigación de la Fiscalía Anticorrupción del estado en contra de Jara Cruz cuando fungió como Secretario de Desarrollo Agropecuario, Pesca y Acuacultura (SEDAPA) en la desastrosa administración de Gabino Cué, por el presunto desvío de mil 200 millones de pesos del erario estatal. También se le investiga por la desaparición de 34 millones de pesos del Fideicomiso de la Alianza para el Campo (FAPCO) del que el hoy senador sólo devolvió 19 millones de pesos.

Salomón Jara vuelve a las andadas y en los últimos días “se ha dado el lujo” de enviar a los periodistas que “cubren” la cámara alta una supuesta encuesta, realizada por el Instituto de Mercadotecnia y Opinión (IMO), en la que asegura que Morena, con él a la cabeza, va arriba en las preferencias electorales para los comicios del año próximo con el 51.5 por ciento y “revela” – según dicha encuesta – el PRI sufre una drástica caída, con niveles de rechazo de hasta 41.4 por ciento mientras que Morena tiene sólo el 14.6 por ciento de la animadversión ciudadana.

Otro de los “suspirantes” a la candidatura morenista, Alberto Esteva, hoy alcalde “interino” saliente en Álvaro Obregón, Ciudad de México, recientemente declaró que “quiero servir a Oaxaca porque la entidad requiere de una real transformación desde la honestidad (sic), honradez (re sic), transparencia y ética para dar atención a las necesidades más apremiantes del estado”.

¿Acaso ya se le olvidaron a Esteva Salinas las acusaciones que ensombrecen su actuar como “servidor” público sobre un presunto quebranto por más de 300 millones de pesos cuando construyó el nuevo penal federal en el estado, con participación de capital privado?

Luego de la derrota electoral de Salomón Jara en la que Alejandro Murat obtuvo la gubernatura del estado, Esteva Salinas se “guardó” por un breve lapso hasta que reapareció nada más y nada menos que en el partido Morena, con el fin de seguir medrando a costillas de los ciudadanos. Hoy, se da tiempo para decir a propios y extraños que “Oaxaca ya no quiere más engaños ni más corrupción; tampoco saqueos, porque las diversas regiones del estado requieren de desarrollo”. Claramente se ve que le apuesta a la “falta de memoria” de los oaxaqueños. Lo cierto es que a nadie se le olvida su paso por la entidad como Secretario de Seguridad Pública, curiosamente también en el gobierno de Cué Monteagudo.

Flaco favor le hacen los “suspirantes morenistas” al noble quehacer de la política al lanzarse, desbocados”, en pos de la administración estatal, empujándose unos a otros sin rubor alguno, para colocarse en la primera fila de “salida” rumbo a la sucesión en el gobierno estatal que aún no concluye.

Bien hace el gobernador Murat Hinojosa en concentrarse en los programas y proyectos sociales para el entidad, como ha sido el reforzamiento de la infraestructura en salud y desarrollo que en días pasados llevó a cabo en los municipios que forman parte del llamado”Corredor Interoceánico” en favor de más de 9 mil habitantes de la región del Istmo, como por ejemplo la construcción del nuevo hospital de San Juan Bautista Tuxtepec, que servirá para reforzar la atención de primer nivel en beneficio de la salud de centenares de familias de la zona.

Desbocada, la oposición morenista en Oaxaca prefiere hacer “futurismo electoral” que concentrarse en buscar a candidatos dignos y honestos, a la altura de los grandes retos y necesidades que hoy requiere la entidad. Repiten a “voz eran cuello” que el priísmo local ya “entregó” la plaza y que el próximo mandatario estatal saldrá de quienes se han sumado, más por conveniencia que por convicción, a la llamada Cuarta Transformación. Nada más falso.